Posts Tagged ‘paréntesis_actual’

 

…Y un día te despiertas pensando que “hoy sí vas a poder”, que podrás doblarle la mano a la pastilla que adormece tus demonios y serás capaz de comenzar y terminar algo, cualquier cosa que sirva para confirmar tu esencia.  Entonces…tímida para escribir, cierras los ojos en busca de las señales que guíen lo que va tomando forma en tu interior.

Crear. Crear es la  imperiosa orden del momento. ¿Qué cosa? Lo que sea, lo que fluya.

Entornas los ojos nuevamente y, no cabe duda, lo que prima son las imágenes. Por lo tanto, vuelves a tu rincón-taller, al viejo escritorio que alberga sinfín de materiales con los que sueles dar forma  a la idea necesaria. Está desordenado al máximo, polvoriento; nido -estás segura-, de alguna pequeña araña que encuentra entre tan variado vericueto, un refugio de lo más “mono”.

Limpias, lo mínimo. Soplas el polvo que afea todo con sumo cuidado para no ver volar las letras y recortes con los cuales -ya lo decidiste- trabajarás en cartón  un nuevo collage para encuadernar los librillos que quedan rezagados. Práctica. Siempre lo has sido.

Buscas entre los cartones que aún te quedan algún trozo que alcance para las medidas requeridas. Lo encuentras, lo cortas, lo observas y… “¿Qué hago ahora? ¿Me voy por el tema o, según las imágenes más llamativas decido que hacer?”

Dudas. Las de siempre. Para no perderte en ellas, optas por delimitar planos: tierra y cielo, en cada una de ellas. Hecho aquello, ¡ya puede “nacer” el resto!

…Entonces, cada página de revista vieja que guardas para el caso, parece ofrecerte un mundo  de posibilidades para tu “nuevo espacio”.  Y buscas, encuentras, recortas, ¡con qué placer! , verde, mucho verde para ofrendar a la tierra que parirá personajes que la poblarán. Y animales, (siempre tratas de incluir alguno de ellos) y flores, y caminos y ladrillos que edifiquen muros y cercas, y montañas…y cielos brillantes, azules y lilas, en donde no quepa el gris.

Retocas con el pincel donde sea necesario y miras…contemplas si el conjunto tiene el equilibrio necesario. No. Falta algún detalle “cool”, que rompa tu porfiado estilo realista. Un ave, de madera junto al perro “real”, unos caballos de fantasía  en el jardín tradicional. Y encolas, encolas y  encolas, hasta el momento de las letras: otra búsqueda lenta y paciente, y…ya está: el título está hecho. Todo a secar.

Breve pausa a media tarde. Medio comer, mucho beber, un leve pestañeo…y retomas.

Es el momento en que una conocida y grata  efervescencia se apodera de ti: llega el momento de encuadernar.

Parece increíble…las horas se han deslizando por este día tranquilo sin que nada perturbe tu deseo de seguir, de completar la tarea. Para ello está la vieja prensa “hecha a mano”, el pegamento, el hilo, la aguja, la expectación, la ansiedad.

…Pero hay que esperar, y es tanto tu entusiasmo que aprovechas a toma un par más de cartones para “dejar fluir” en un paréntesis obligado. Esta vez el negro es la base necesaria para estallar en color.

El tiempo. Las horas. Pasan.

Por fin, tarde noche, te atreves a soltar la prensa y enfrentarte al resultado de todo un día de lucha contra el desánimo, el “déjalo ahí”. Y es grato el resultado…sinceramente, – independiente de cualquier opinión- , hermoso a tus ojos y a tu alma. ¡Qué valioso te parece algo tan simple! Es…cartón. Colores. Papel. Cierta habilidad manual.

¿…?

Es allí que sonríes, te regocijas para ti misma hasta las lágrimas, porque lo sabes. Sabes, que más que un objeto o una manufactura lograda, lo que has podido hacer en este día ha sido reencontrarte y reconocerte a ti misma.

Y aún estás viva.

 

 

Amanda Espejo

Qulicura, enero – 2018

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

PARÉNTESIS FINAL

¡UFFFF!

Creo que he terminado la recopilación de textos que me autoimpuse en este espacio. Y digo creo, porque sé que andan dos o tres de ellos por allí, desperdigados en alguna carpeta oculta o hasta entrampados en los vericuetos insondables de la RED.

Finalmente, lo que importa, es el rigor de hacer y cumplir  y la satisfacción personal que trae por añadidura. Estoy contenta ahora…contenta y con prisa, ya que lo recién esbozado se me escurre por la punta de los dedos e inunda teclado, imágenes, fotografías antiguas y, sobre todo, el sentimiento puro, esa emocionalidad que puja por salir y que, aunque no sea característica obligada de quien escribe, en mi caso sí lo es.

(PREGUNTA “TONTA” : ¿Cómo saber qué es lo que impulsa a quienes escriben a hacerlo de tal o cual modo?)

Dejaré la pregunta en barbecho y todos los paréntesis actuales atrás: desde ahora es PRESENTE (exceptuando los rezagados de que hablé) y a eso vamos, hasta que no quede memoria, hueso, placer o sufrimiento con qué seguir efectuando estos “sobrevuelos y caídas” producto de una búsqueda  personal e inclaudicable.

Amanda Espejo

(En algún lugar de su locura)

Read Full Post »

DE OBSECIONES, MUERTE, PREGUNTAS Y RESPUESTAS.

 

ImagenDime obsesa… ¿alguien te persigue? ¿Cuál es el apuro?

Las teclas hablan, tal como lo hace o insinúa la hoja en blanco y el derrame de signos tipográficos que aguarda la tentación de pulseo.

Nadie. Nadie apura – les contesto –, como no sea mi compulsión interior. Y a esa, no hay modo de ignorarla.

¿Para qué? – me pregunto…Y entonces ya no paro: los cuestionamientos y respuestas forman una amalgama suave y deliciosa (me lo parece)  dentro de mi cabeza y…qué va! , a quién le importa lo que sienta o suceda en mis pensamientos. El caso es que soy YO  y necesito hacerlo vaya dios a saber por qué razón. No se escribe por agradar, excepto en los lugares políticamente correctos o de ideología comprometida y, a saber, este no es uno de ellos. Este es mi rincón secreto, mi “diario” computarizado en donde puedo hacer lo que me da la gana y, sobre todo, esconderme a voluntad cuando lo necesite.

Es muy exquisita esta sensación…un poco, como lo dije antes, análoga a escribir un Diario oculto en nuestros días de infancia, ese que usábamos para todo y en el cual grabábamos hasta lo más íntimo. Tanto no puedo ahora…realmente, en internet no se pueden tener secretos  “secretos”, pero sí un sinfín de escondrijos-vericuetos para ir armando el rompecabezas inconcluso de nuestra vida.

(más…)

Read Full Post »

 

ACROBÁTICAMENTE, SE ESCRIBE

 

Se escribe. Se escribe tanto como se vive, y tal como en ello la vida pasa rauda e indómita por nuestro  lado; impasible ante la angustia que nos provoca no poder asirla de las bridas, una en cada mano y dirigir el destino a voluntad. Pero pasa, cada cosa buena o mala pasa, y con ello se renueva el martirio de la NO permanencia.

¡Ah, cómo hacerlo, cómo prolongar los momentos de triunfo y relegar al más profundo olvido las penurias que los contrastan!  Pero usted no tema: todo pasa, o ¿acaso no ha sido testigo asombrado/a  de lo que le hablo? ¿No escuchó y tarareó alguna vez junto a Mercedes Sosa eso de “…cambia, todo cambia”? Precisamente ese es  el tema: el cambio que deviene de este “pasar” majadero y recurrente.  Así  y todo,  tiene su lado positivo aquello…por ejemplo, los momentos de duelo no se prolongan más que lo necesario y luego, renace la esperanza  o lo que sea, pero la cúspide del dolor queda atrás, a la espera de que se complete un nuevo ciclo de altos y bajos tal como lo impone todo en el universo, desde la noche, el día,  las cuatro estaciones y el sistema solar en pleno.

Y se escribe sobre ello, sobre  los cambios, los avances, las cruzadas,  las conquistas, las tendencias, las revoluciones, los estallidos sociales, las fluctuantes emociones  y las nuevas ideologías,  todas  ellas nuevas versiones de algo que YA existió porque…todo pasa, y lo que hoy nos parece de tal modo, mañana será distinto, sin perdonar siquiera los axiomas básicos dela filosofía.

Se dirá usted entonces… ¿cuál es la lucha? Y yo tendré que ser honesta y responderle que es, simplemente, el reto de vivir, de enfrentar esta aventura impuesta y grabada en nuestra frente a fuego  – sin que nadie nos preguntase-  del modo más gallardo, con la actitud más firme e ideas más relevantes , haciendo, por dentro, de “tripas corazón”.

 

(más…)

Read Full Post »

PARÉNTESIS # 8

 

LA RE-BUSCADA RE-AFIRMACIÓN DE UNA BELLA

 

Junio –  Tarde lluviosa. 17 Hrs.) Me encamino al punto de encuentro para la “junta” acordada con mi amiga Mariana*, a quien no veo desde hace una buena cantidad de tiempo debido a nuestras “copadas” agendas.  Dentro de mí siento  una agitación creciente e imposible de definir con claridad; de no ser por el afecto que siento por ella, lo habría denominado malestar, así, sin falsos acomodos. No me hago más preguntas al respecto porque,  íntimamente, sospecho el porqué, sin embargo, esta tarde de salida era necesaria para romper la rutina esclavizante de la semana y ponernos al día en nuestras “copuchas”, como solemos llamar a nuestras nuevas historias de vida. Durante el trayecto divago mentalmente por la ventanilla y brinco con la imaginación de paraguas en paraguas, tocando con mis pies una sinfonía de gotas multicolores que estallan, luminosas,  sobre el pavimento. ¿Será una buena señal esta danzarina transportada a su antojo? Me repito, mentalmente, que sí, que tiene que serlo.

El encuentro, después de los consabidos besos y  abrazos, derivó en un tranquilo Café de mall, con buena calefacción y exquisita carta.  Una vez hecho el pedido, sobrevienen los correctos “Y… ¿cómo has estado?, ¿Cómo van las cosas?” Para mí,  la respuesta saltaba a la vista. Mariana se veía linda como siempre, pero sumado a eso, con una seguridad en su voz y actuar que pronosticaba venturosas confidencias. Éstas, de su parte,  no se hicieron esperar.

Gracias a dios, la vida es cíclica, y en virtud de ello, nada perdura para siempre, ni los buenos ni los malos ratos. Mi amiga lo había pasado mal, y más de una vez en el transcurso de su vida; entonces, qué mejor que un reciente giro de tuerca? Este vino de la mano de una buena oferta laboral en donde ella pudo demostrar sus capacidades que…¡vaya si las tiene! Un buen trabajo se traduce en un salario decente, y trae como resultado un mejor pasar en casa para toda la familia.  De todo ello constó el relato entusiasta y casi sin pausas de ella, el cual yo escuchaba atentamente con expresión amable y poquísimas interrupciones, mientras sorbía mi te de jazmín y arrancaba pequeños trozos de una torta merengue-lúcuma.

(más…)

Read Full Post »

Este patriotismo tan injustamente vapuleado por el bombo, pito y chin-chin

Al visitar tierra iquiqueña, me entusiasmé con la vista de una -réplica* de La Esmeralda que desde el año pasado se encuentra a la orilla del puerto iquiqueño. No estaba en mi anterior visita, y es tan hermosa e hice tanta “alaraca” al verla que mi hija A. se inspiró y se matriculó de inmediato para una de las visitas guiadas que se hacen como atractivo turístico.

Mientras subíamos a la corbeta, imposible no admirar el cuidado de  cada detalle de esta -“réplica”, que en seguida aprendimos no es tal, sino, una representación a escala real, ya que para ser réplica necesita ser construida paso a paso con los mismos materiales del original. No es este el caso, pero el producto final es impresionante, y una muy buena disertación del guía sobre cada detalle, logra sacar aplausos de cada asistente y, como valor agregado, reflotar un tibio y original patriotismo que subyace enterrado bajo pecho en vista de lo inconveniente que resulta el concepto PATRIA en estos tiempos de moderno aglutinamiento.

La verdad…el sentimiento que produce, o más bien, me produjo el estar a bordo es, en primer lugar, de admiración. Y ésta, aunque se revuelquen mis amigas-conocidas-feministas, es hacia el sexo opuesto: los hombres, porque …¡vaya que había que tener cojones para estar librando una batalla (con razón o equivocadamente), sobre una nave tan frágil en medio del mar! Y es que los hombres, en muchos aspectos, se pasan! Nada más ver cada detalle de la nave, lo inmenso que debe haber sido para ese tiempo cada avance mecánico, ya que la tecnología actual no se soñaba, y entremedio de todo, no se dejaba de lado la estética, ya que el diseño ideado para cada rincón de la nave  fue bajo ese prisma.

(más…)

Read Full Post »

PARÉNTESIS # 5

YO TE DOY Y TÚ ME DAS

 

Desde tiempos inmemorables la práctica del trueque ha sido ideada e instaurada por los seres humanos que, desde siempre, han tenido la necesidad de cambiar aquellos objetos que poseían pero no necesitaban, por aquellos que realmente deseaban.  Anterior a la designación de una unidad de valor, el trueque fue la solución perfecta para lograr lo apetecido, y es tal su importancia, que incluso en nuestros días no deja de estar vigente. Y es que en muchas ocasiones no basta con tener a mano la moneda de valor vigente e, incluso, esto puede pasar a segundo plano dependiendo de las características de lugar o momento, por ejemplo: en los estados de emergencia, causados por algún percance o desastre que afecte a una comunidad en particular, la falta de moneda contante y sonante suele ser suplida por este intercambio de aspiraciones y ofrecimientos llamado trueque.

En nuestra  sociedad postmoderna  es común  observar una cierta revitalización de este fenómeno, sobre todo gracias a Internet, que facilita transacciones complejas entre personas y empresas alejadas geográficamente, aunque, las más de las veces, esto se sigue practicando en nuestros días sólo por el placer de hacerlo y por el encanto “ancestral” que encierra esta forma negociar.

¡Y qué decir en nuestro caso, el de los escritores pobres de recursos (la mayoría)! Para nosotros, el trueque viene a ser la solución precisa cuando de leer el libro de un colega se trate, como también para que este no tenga otra opción de “ojear” el nuestro, el que “truequeamos”.   El “yo te doy y tú me das” se deja ver y oír en muchos de los lanzamientos de libros a los que por gusto o compromiso nos vemos obligados a asistir. Esto se extiende al caso puntual de las  invitaciones: también se suele “truequear” la asistencia a aquellasUn “yo voy si tú vienes” (manifestado entre  líneas), y más extendida  aún, la práctica se derrama sin vergüenza por los canales que surten las redes virtuales de publicación e información: “yo te visito, tú me visitas”; “yo te comento, tú me comentas”.

 

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Sandra Ferrer Valero

Historia de las mujeres, libros de historia, maternidad, arte y alguna otra cosa

serunserdeluz

EN BUSCA DE LA ESPIRITUALIDAD Y LA LUZ

tierramutante

Salvemos la vida: apoya su escritura y lectura.

HISTORIA, CIENCIA, AZTECAS, MITO, CALENDARIO, ANTROPOLOGÍA

TAMBIÉN MUERTE, LEYENDAS, PES, MAGIA, RELIGIONES, EXTRATERRESTRES, ARQUEOLOGÍA, HOMO SAPIENS Y MÁS

El relato del mes

Un lugar donde escribir y escuchar.

Jorge Moreno

Relatos y más

Desde el Calvario

Mirando por la cerradura de un aislamiento voluntario.

Memorias de un Perro Muerto

Destrozos callejeros antes de estirar la pata

A veces las musas miran la tierra

intentos varios de desversar la palabra

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.